Algunos datos

    El sistema de reciclado del césped NO contribuye a la formación de la capa de materia seca. La capa de materia seca debe su aparición al crecimiento excesivo a causa de la sobrefertilización, a que dejemos crecer mucho la hierba antes de segarla o a un uso inadecuado del riego.

    • Dejar los restos de hierba segada en nuestro césped puede suponer hasta un 25% de las necesidades anuales de abono y reducir la cantidad de tiempo y dinero que empleamos tanto a la hora de fertilizar como de almacenar la hierba en bolsas. La hierba cortada, al descomponerse, funciona como un suplemento de nutrientes para el césped, añadiendo nitrógeno, fósforo y potasio. El césped se conserva más verde y más sano cuando dejamos la hierba cortada sobre él.  

     

    ¿Sabías que la hierba cortada es por sí sola el componente de mayor aportación a la basura municipal de California? (El 15% de la basura total).  

    Se ha estimado que en primavera, verano y otoño, se retiran 75 toneladas de residuos de jardinería cada día en el Condado de Larimer (Pensilvania).

    ¿Sabías que un césped en torno a 12x30 metros produce unos 550 kg. (unas 50 bolsas) de restos de hierba al año? Piensa en el tiempo, el dinero y el esfuerzo que nos lleva meter toda esa hierba en bolsas. ¿Por qué pasar por toda esa parafernalia cuando ni siquiera es necesario? Por otra parte, tenemos que pagar unos 60,00 € de impuestos por las 50 bolsas debido al gasto innecesario para la recogida y eliminación de los desechos. Simplemente con dejar la hierba cortada sobre el terreno podemos tener un césped verde y sano y reducir nuestros gastos fiscales.

    ¿Sabías que con el reciclado de la hierba se necesitan menos fertilizantes? La hierba cortada es una excelente fuente de nutrientes: cuando segamos nuestro césped con regularidad, los restos de hierba, que principalmente son agua, se descomponen fácilmente, devolviendo nitrógeno y otros nutrientes al suelo. Al dejar estos fragmentos de hierba sobre el césped, se consigue reducir en casi un tercio la necesidad de fertilizantes, además del ahorro de tiempo que supone, al no tener que llevar a cabo tantas tareas de fertilización.

    • Una familia genera de media unas 60 bolsas de basura de hierba en todo el verano.
    • Los restos de hierba se descomponen muy pronto, normalmente en unos 2 o 3 días, pues el 85% de su contenido es agua.
    • La hierba cortada protege las raíces de nuestro césped del calor y de la pérdida de agua.
    • El sistema de reciclado de la hierba supone ahorrar agua: la hierba cortada que se deja en el césped reduce la pérdida de agua por evaporación.
    • Los restos de hierba seca pueden utilizarse como capa protectora para jardines y arbustos, reduciendo la pérdida de agua y controlando el crecimiento de las malas hierbas.